webespacio

Facebook, Google y Yahoo se oponen a ley antipiratería online

Gloria Sedano    Noticias

Más conocido como SOPA (Stop Online Piracy Act), este controvertido proyecto de ley antipiratería online ha sido presentado para su discusión en el congreso de EE.UU., y está causando gran preocupación en la industria tecnológica. Grandes empresas que operan en Internet como Facebook, Google y Yahoo se oponen firmemente a un proyecto que creen atenta contra la libertad de expresión y frenará el crecimiento del sector.

El proyecto impulsado por el presidente del Comité Judicial de la Cámara, Lamar Smith, establece medidas severas en pos de proteger los materiales con derechos de autor que se difunden en Internet. Sin necesidad de una sentencia judicial, se podrá castigar a sitios como Youtube por albergar contenidos que viola copyright que los usuarios suben.

Facebook, Google y Yahoo se oponen a ley anti piratería online

Ayer mediante una carta firmada por las más prestigiosas empresas de Silicon Valley como Facebook, Google, Twitter, eBay, LinkedIn, Mozilla, Yahoo, AOL y Zynga, la industria tecnológica ha expresado su preocupación y rechazo al proyecto de ley.

Amenazan incluso con abandonar la Cámara de Comercio de EE.UU. Tumblr, Reddit y Firefox además participaron activamente del “Día de la Censura” a través de sus páginas webs. “Las soluciones son draconianas”, ha dicho el presidente de Google Eric Schmidt.

¿SOPA?

Para la industria del entretenimiento, que presiona para que se apruebe el proyecto, la ley SOPA podría salvar puestos de trabajo. Para las empresas y usuarios de Internet, el proyecto contempla medidas extremas que castigan fuertemente juzgando a todos como responsables.

Muchas compañías de Silicon Valley están de acuerdo en que la piratería es un problema, pero dicen que la legislación propuesta va demasiado lejos. Se sanciona a los distribuidores directos de contenidos, a las páginas que permiten y facilitan estas acciones, y a los proveedores de servicios que no realicen los esfuerzos necesarios para controlar a sus clientes.

Es decir, Facebook, Twitter, Youtube o cualquier empresa puede ser responsable por los contenidos que sus miles de usuarios suben a diario, si violan o se sospecha siquiera que infringen derechos de autor. Los castigos implican en la práctica desaparecer toda posibilidad de sobrevivencia para una empresa web: ocultarla de los buscadores, de los registros de dominios, presión a sus anunciantes y proveedores de pagos en línea para abandonar el sitio.

Los usuarios pueden ser juzgados a cinco años de cárcel, e incluso las web extranjeras que difundan sin permiso música películas, software y otra propiedad intelectual creada por empresas de EE.UU., podrían ser perseguidas por el FBI.

Con este escenario que pinta un temible ambiente de censura policial y autocensura empresarial, se entiende la posición enérgica que ha tomado la industria tecnológica. No es la primera vez que proyectos de este tipo han llegado hasta el congreso, pero esta vez las soluciones propuestas parecen mucho más extremas culpando a todos por acciones de algunos, ahogando toda posibilidad de negocio como castigo.

En la web:

Mashable

The Washington Post





RECOMENDADO PARA TÍ

Red Points, un sistema antipiratería eficaz




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *