webespacio

Trucos de productividad usados por los grandes emprendedores

Lucero Ascarza    Productividad

trucos de productividad

No hay tareas sencillas al momento de llevar las riendas de una empresa, sobre todo si se encuentra en sus inicios. Es necesario llevar a cabo muchas acciones con el tiempo en contra y algunas veces con un equipo reducido de personas o recursos mínimos.

Para conseguir un mejor desempeño y no sucumbir bajo todas estas presiones, hay algunos trucos o consejos que ayudan a los grandes emprendedores a salir airosos de sus responsabilidades.

1) Aprende a priorizar:

aprender priorizar

Es importante tener claros cuáles son nuestros objetivos antes de iniciar el trabajo, para así decidir qué tareas requieren de nuestra mayor atención. Tengamos en cuenta cuáles de las cosas que tenemos que hacer nos demandarán más tiempo o esfuerzo y acabemos con ellas primero, para así poder liberarnos y seguir con lo demás.

No aplacemos trabajo porque se trata de una cadena. Una tarea no hecha retrasa otra y el resultado perjudica a la empresa. Si queremos salir adelante, es necesario saber distinguir qué tareas no pueden esperar.

2) Inicia el trabajo temprano:

inicia temprano

Si el trabajo se inicia a primeras horas del día, hay más posibilidades de trabajar de forma continuada y sin la presión de que se acaba el tiempo. Además, la productividad suele ser mayor.

El problema con empezar a trabajar en la tarde o en la noche es que el sueño amenaza con vencer a la voluntad y las amanecidas tampoco son recomendables pues reducen la productividad de los trabajadores y los incapacitan para trabajar al día siguiente.

3) Delega cuando tengas que hacerlo:

delega trabajo

No trates de acapararlo todo. De toda tu lista, seguramente hay tareas en las que otros miembros de la empresa te pueden ayudar, y es más, deben hacerlo. Escoge cuáles son los encargos más adecuados para encomendarles a los demás.

Algunos jefes cometen también el error de no delegar por no confiar en que el resto pueda hacer el trabajo bien. Sin embargo, es necesario darles a los demás esa confianza y no cargarnos con todo, pues así cabe la posibilidad que nosotros seamos quienes no hagan el trabajo bien.

4) Utiliza post-its o una pizarra para organizarte:

postit para organizar

Hoy en día existen aplicaciones más modernas que ayudan a organizar las tareas pero los post-its y las pizarras siguen siendo útiles para ayudar a que el equipo pueda ver de forma gráfica y conjunta qué le toca a cada uno.

Una idea es que cada uno tenga en su computadora un post-it con sus tareas más importantes del día, las que de ninguna forma puedes dejar para el día siguiente. Por otro lado, en la pizarra puede dividirse lo que se asigne a cada uno, y en ese espacio cada miembro del equipo puede borrar sus tareas conforme las termine.

5) Divide tu trabajo en secuencias:

dividir trabajo en secuencias

Estructura tu tiempo de trabajo. Puedes dividirlo en bloques, para que el trabajo no se te haga tan pesado.

Cada segmento tendrá una tarea específica, con actividades definidas e intermedios entre cada una ya que el trabajo continuado puede restar energía al esfuerzo que realizas. De esta forma, también trabajas de manera más ordenada, cumpliendo con tus metas diarias paso a paso.

6) Evita distracciones:

evita distracciones

La tecnología puede ser muy agobiante. Si no puedes apagar tu celular, reduce su actividad al mínimo. Sólo recibe llamadas imprescindibles y desactiva cualquier otra aplicación que pueda generarte una distracción. También en la computadora elimina cualquier herramienta que no te sea necesaria para realizar tu trabajo.

En muchas empresas ya se acostumbra bloquear de los equipos páginas como Facebook, Twitter y Gmail. Los empleados pueden sólo acceder al correo de la empresa y los programas necesarios para su función específica. Sin necesidad de que sea algo impuesto cada uno puede regular sus actividades, incluso hay herramientas online que se encargan de hacer ese bloqueo por nosotros.

7) Hazle seguimiento a tu productividad:

seguimiento productividad

¿Cómo sabes si estás haciendo las cosas bien? Cada cierto tiempo detente  a examinar tus acciones y haz una autoevaluación. ¿Estás haciendo todo lo que podrías hacer? Cada uno es consciente de sus capacidades y debilidades, es bueno detectar cuando las primeras no son aprovechadas y las segundas nos dominan.

Pero como uno no siempre puede verse bien a uno mismo, también es bueno realizar un examen grupal. Conversar sobre los avances del equipo del trabajo y discutir los puntos a mejorar.

8) Elige un momento para descansar:

descansa

No es posible trabajar de largo sin parar. Quienes lo intentan no llegan a la meta de la mejor manera, sino que pueden terminar realizando un producto mediocre como resultado del cansancio.

Es necesario reconocer el momento de parar, todos tenemos un punto límite en el cual debemos pausar el trabajo y descansar con el fin de poder luego regresar y hacer un mejor trabajo.


9) 
Escucha música:

escucha musica

Está comprobado que a música puede incrementar la productividad al momento de trabajar. Por supuesto, no todos reaccionan de la misma forma a diferentes géneros de música. Se trata de probar y descubrir con cuál trabajamos mejor y cuál es la música que reduce el estrés del trabajo al mínimo y potencia nuestras energías. Nos mantendrá activos, despiertos y con ganas de seguir.

 


10) Sal de la oficina:

sal de la oficina

Muchas veces el espacio cerrado de una oficina puede no ser el lugar ideal para explorar nuestra creatividad, energía o potenciar nuestras habilidades. Para algunos puede incluso resultar asfixiante luego de un tiempo. Por ese motivo, es recomendable romper con los esquemas y organizar de vez en cuando una salida de campo, un momento en que se trabaje fuera, en un espacio distinto. El ambiente cambia, se relaja y la tensión desaparece. Puede resultar en mayor productividad por parte de un equipo que se sentirá más motivado.

 

11) Ponte en actividad:

hacer deporte

No basta con salir de la oficina. también es necesario tener una rutina activa. Una excelente forma de liberar tensiones es hacer deporte, ejercicios o simplemente salir a correr. Por muy ocupados que estemos, debemos encontrar un momento en nuestro horario para hacer un esfuerzo físico, además del mental que hacemos a diario en la empresa.

Rápidamente notaremos que estamos más llenos de energía, incluso nuestro humor cambiará y tendremos una mejor disposición al momento de hacer nuestro trabajo.

Conclusiones

Cada quien tiene sus propios trucos para hacer del trabajo en su empresa una labor con mayor significado y valor. Los emprendedores no tienen una vida sencilla, pero ciertamente pueden encontrar formas de aliviar la carga sobre sus hombros y aún así conseguir excelentes resultados.








Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *